Depende de cómo lo mires….

la Kardashan

A post shared by Kylie (@kyliejenner) on

Que sí, la piba está mortal y todo lo que tú quieras, me da una envidia que te cagas, que mi comentario normal ante estos cuerpazos de muerte son : dèjala que tenga tres críos de golpe en cinco años a ver hasta donde le llegan las tetas y el culo, etc…pero mi pregunta es ¿ hay cirugía de por medio? Siendo una de las Kardashan (o como coño se escriba) lo normal es que esté de tratamientos caros estéticos y silicona hasta las cejas, si no fuese una famosa ¿estaría así de buena?….¿que haríais con el dinero que tiene ella si tuvieseis la suerte de tenerlo?…

 

 

<a href=”http://www.bloglovin.com/blog/14726735/?claim=yjkputraakn”>Follow my blog with Bloglovin</a>

 

¿Hay vida detrás de la diástasis de rectos abdominales?

Después de operarme estaba convencida de que todo iba a cambiar para mí, que no iba a poder seguir haciendo vida normal y que iba a estar limitada para toda la vida, y por un tiempo fue así. Sí, soy tremendista pero creo que cualquiera en mi situación se hubiera venido abajo, con una raja de treinta grapas en la barriga de arriba a abajo,infectadas, hinchadas, roja, con dolor, pinchazos, sin poder agacharte ni levantarte bien, sin siquiera poder tumbarte o sentarte en el suelo para jugar con tus hijos…. y encima con una enfermera  hijadeputa súper “simpática” confirmándote que te olvidaras de todo lo anterior y que aceptara las limitaciones…ganicas de llorar y encabronada con el mundo, así me hallaba yo pues.

La ropa no me entraba, no podía usar pantalones porque no me cerraban y me hacían daño en la cicatriz. Me vestía con vestidos anchos, faldas con Jerseys y unas mallas negras que milagrosamente no me molestaban mucho, pero para estar sentada mucho tiempo no servían.

La primera vez que me duché después de la operación me dió vértigo mirarme el estómago, me mareé de la impresión y me tragué las ganas de llorar. Vestirme significaba respirar profundo y  no mirar hacia abajo.

Cuando tuve revisión en febrero (me operé a final de octubre del año pasado) el mismo cirujano que me operó fue el que me despejó dudas y me dijo que si quería ponerme a correr un maratón que lo hiciera, que quién cojones me había dicho lo contrario, entonces pensé en aquella profesional de la sanidad a la que se le tendría que estar cayendo las cosas de las manos durante meses de lo que me estuve acordando de ella y me hice la tonta diciendo: no sé, la gente lo dice…Aunque sus palabras me motivaron yo seguía teniendo pinchazos en la barriga, por lo que él decidió darme cita en unos seis meses y seguí unos meses más con todo hinchado e intentando buscar ropa cómoda y no hacer mucho esfuerzo

Este verano usé bañador por primera vez desde que tenía 14 años y me veía horrorosa, con esa barriga sobresaliendo, con esos kilos de más, con el pecho horroroso pues la sujeción seamos francas amigas no es la misma con bikini que con un bañador…

Por fin llevo un mes andando y lo alterno con intervalos al trote escuchando BSB jujujujuju… por fin hago algo de ejercicio después de los 5 años de embarazos seguidos y de destrozarme las rodillas por un intento de Running por no llevar el equipamiento adecuado, me duele todo, tengo agujetas hasta en las pestañas pero estoy muy contenta. Han disminuido los pinchazos, la hinchazón va bajando poco a poco (demasiado lento pero va) y la cicatriz va clareándose por varios sitios dejándome la esperanza de que se asemeje a la de la cesárea, que ni se me nota. Puedo usar vaqueros de talle alto para vestir y ya no se ve tan fea la tripa con los vestidos.

He perdido en un mes cuatro kilos y estoy que no me lo creo. Hago dieta, no demasiado estricta porque voy poco a poco pero oye, está sirviendo de algo maja:

  • El desayuno es un café (indispensable en mi cuerpo, ¡¡in cafeine we trust¡¡)  eso sí leche desnatada of course, con un bol de yogurt blanco , chorritín de miel y puñado de muesli
  • Media mañana infusión con una nube de soja y una pieza de fruta
  • Almuerzo: lo que haya, pero sin cocinarlo con mucho aceite, sin pan y sin fritura en plato pequeño
  • Merienda: café por Dios….
  • Cena: light, picoteo de algo ligero
  • Truquis:
    • Quitajambre : un poco de jamón cocido o puñaito de frutos secos cuando me suena la barriguilla
    • después de cenar infusión pero de gengibre con un poquitín de miel y limón
    • estoy tan liada que no pienso en comer, y eso es bueno, muchas veces el aburrimiento nos lleva a la nevera
    • nada de pan, nada de fritos, nada de picar lo que dejan los enanos…

Esto me vale a mí, por ahora, voy bien y estoy feliz, además con l121d65ef-ecf0-4725-b37a-e2e2e6be4e2fa excedencia he disminuido mis dosis de café aunque no lo creáis (ahora son dos veces o tres al día, antes podía llegar a seis….), imagináos las taquicardias, los nervios, los gritos y el estress.

Sigo optimista, la semana pasada volví a ver a mi cirujano y me dijo estas palabras:  “olvídate de todo, vive como si la operación no hubiera pasado” y así sigo, feliz como una perdiz. Detrás de las nubes está el sol, siempre sale lo mires como lo mires. Además he quitado en mi vida personas que no me hacían nada bien y me he encontrado con otras que están siendo lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo, y es que es así, deshazte de lo que sobra y abraza aquello que te aporte….