Viajar con niños

Viajar con niños, ¿kaótico? Si, claro, por supuesto.Si algo entiende la menda es de esto, de viajar con niños, que se chupa dos o tres veces al año más de 1000 km en subir y bajar de una punta a otra con el coche cargado de criaturos.

Hacemos el viaje tanto de ida como de vuelta en dos veces pues es mucho tiempo en un coche con los peques.Ellos se cansan y nosotros también con lo que aparecen los nervios que pueden ocasionar problemas así que pasamos la noche hacia la mitad del camino. Solemos reservar una habitación con tres camas y una cuna de viaje y ahí nos apañamos compartiendo cama.

Paramos mucho para los pipis, cambios de pañales, meriendas, almuerzos y nuestros cafeles, con lo que es imprescindible ir sin prisa, sabemos cuándo salimos pero no cuándo llegamos así que avisamos al establecimiento hotelero de que llegaremos tarde.

Aprovechamos el sueño de los enanos para hacer el mayor tramo, así adelantamos bastante. El problema es que dormir a tres de tres es complicado y siempre anda uno liándola un poco, todo depende de la capacidad de sueño profundo del bello durmiente en cuestión.

Vamos a por los Trending topics del viaje infantil

  • DVD portátil para el coche: impensable no viajar sin esta maravilla, uno de los mejores inventos del mundo para los que tenemos críos.
  • USB cargadito de pelis y series:en mi caso Cantajuegos y Peppa Pig no pueden faltar.
  • Gusanitos y patatas: de cualquier color, forma o sabor, el caso es que se lleven algo a la boca y no anden gritando, peleándose, escupiéndose (tienen complejo de Llama) o soltando maravillosas expresiones derivadas como caca, culo, pedo, pis….(los dos están en pleno desarrollo al libre albedrío de esta gran etapa, muy divertida para ellos pero muy avergonzante para los demás sobre todo para la madre que los parió que soy yo por cierto)
  • Agua o zumitos: después del atracón les entra sed, lógicamente, y hay que tenerlos hidratados claro está, pero es arma de doble filo si tienen la vejiga demasiado llena….
  • Bolsa Auxiliar nº1: como hacemos noche al ser un viaje muy largo preparo siempre una bolsa de deporte grande o cualquier maleta pero de mano con ropa de cambio ya sea en plan muda para imprevistos o  para viajar al día siguiente, pijamas, pañales, toallitas, cepillos de diente, champú, jabón, peine y colonia. Dentro también guardo un pequeño botiquín con Dalsy, Apiretal, termómetro (a la fiebre le gusta llegar de sorpresa) y cremita para el culete. ¡Ojo¡ esta bolsa debe estar a mano.
  • Bolsa Auxiliar nº2: preparo otra bolsa pero de comida para el viaje. Para no gastar un pastón porque somos muchos paramos en Áreas de servicio y almorzamos en plan Picnic, a no ser que haga mucho frío claro está. Para la cena llevamos tortilla o pan de molde y embutidos en una mini nevera de tela, para el desayuno bativiajardos y algo que les guste para desayunar. Para el peque llevo un calienta-biberones y potitos preparados que pa eso están, además de su leche y cereales, sus bibis y baberos.Esta bolsa viaja a mis pies, siempre a mano.
  • Pañales y toallitas extras: siempre que paramos vamos al servicio a cambiar al peque, con lo que guardo esto en la guantera junto con una toalla para colocar al peque encima del cambiador así están siempre al alcance sin tener que andar maleta pacá maleta pallá.

Mañana partimos y nada más pensarlo da miedo, pereza y cansancio, pero disfrutar unos días en el paraíso no tiene precio.¡¡¡¡ Nos vemos estos días en Instagram y Facebook¡¡¡¡¡¡

 

 

 

 

La Hora Terrible

image

¿Kaos a la hora de comer?¿Yo?¿con lo que controlo?
Escenario del crimen: 14.00 p.m,tres críos que se han llevado una hora pidiendo «argo de comé», caras de asco cuando ven el plato delante, comida volando, lloros, no te levantes, niño tirado por el suelo, bebé lanzando el tenedor, se comen la servilleta,mamaaa aguaaa, mamaaa paaannn…esto está chupado hombre!….
Lo peor es cuando te dicen :¡¡¡¡¡¡pero esto no me gustaaaa!!! Y tú, que te has llevado media mañana haciendo la Lasaña y has comprobado que en el comedor forma parte del menú, y para más inri te ve la del comedor y te dice:que maravilla tu niño que se lo come todo, todo lo prueba y se porta fenomenal…y tú piensas: o esta buena mujer se ha equivocado de madre o yo me he equivocado de niño…
Las negociaciones de las que ya hablé en otro post forman parte diaria de esta tortura: si lo comes todo te pongo los Minions un ratito o te doy natillas de postre o en último caso, que no el más recomendable, te doy una chuche (no seré la única que lo emplea…)
Mientras no mute 8 brazos o les cambien las papilas gustativas a estos enanos la hora de comer seguirá siendo la hora terrible.
¿Cuáles son vuestros trucos?…

Kaotic-tip: pequeños ayudantes

En la Kaosfera de mi vida existen pequeños ayudantes,estoy hablando sí, de ellos, de los enanos que viven conmigo, esos tres pequeñajos de 6,3 y año y medio largo.

Y preguntaréis ¿ a qué ayudan?, ¿a tener la casa desordenada?, ¿a encontrar mocos en la pared pegados u otras obras escatológicas decorando la casa?, ¿a que las ojeras te lleguen al suelo?…

Pues poneros a pensar porque pueden ayudar de variadas formas:

A perder peso:

  • cuando te tocan la barriguita suavemente y te dicen: mamá, ¿porqué tienes una tetita aquí?…malditos michelines¡
  • cuando te abrazan y de forma cariñosa te sueltan:¿hay otro bebé aquí escondido?(nótese cierto sarcasmo orgullosamente heredado de su madre cuándo dicen la palabra “otro”, como si esto fuera como hacer churros, así de fácil oiga¡)
  • en el preciso momento en el que vas a dar un primer bocado a ese delicioso sándwich de nocilla que te has preparado a escondidas y de repente aparecen por la puerta de la cocina,te miran con ojitos tiernos  mientras agarran el sándwich diciendo: ohh que rico mamiii lo quierooo…
  • haces planes para ir al restaurante de turno pero te pones a pensar: ¿habrá tronita ?(seguramente no), ¿estarán sentados comiendo?(seguramente no), ¿se portarán bien? (seguramente no), ¿les gustará algo de la carta ? (rotundamente no¡)…en fin, que se te quitan las ganas de ir a ningún sitio, así que planes caseros en pijama…

A tener mayor resistencia:

  • A los olores; haced cálculos: 2 pañales con premio diarios( mínimo siempre que el niño no sea de alegre de vientre) x 365 días al año: 730 pañales de mierda al año. Ahora multiplica por dos años y medio mínimo por cada niño que habite en tu casa por metro cuadrado y voilá, tendrás la cuenta de la clave para desarrollar inmunidad sobre cualquier olor “sospechoso” que aparezca en tu vida diaria, sobre todo si eres como yo, que trabajas en un sitio donde hay baños unisex (una ya no se espanta de ná)
  • Al dolor: a parte de los partos y sus diferentes desarrollos, quién no ha pisado un juguete, pieza, muñequito, etc…mientras llevas algo en las manos (en mi caso siempre un bebé) que no puedes soltar mientras proliferas graznidos de dolor entre otras cosas
  • Al estress…esto no hace falta que lo explique no?

A desarrollar músculo:

  • Probablemente no te has dado cuenta pero en una casa con enanos pequeños se hace diariamente lo que en mi Kaosfera se denomina “Crossfit doméstico”. Esta opción de ejercicio cuenta con variados ejercicios que consisten en agacharse y levantarse al recoger objetos cotidianos que van dejándose los pequeños ayudantes por doquier (ropa, muñecos,zapatos, basura…), además de levantamiento de pesos (coge niño suelta niño, pliega carrito coge carrito baja carrito, pulir cera dar cera….), running ( niño ven pacá, niño cuidao que te caes del sofá, papaaa correee el niño que se va pa la carreteraaaa)….

A una mejor gestión del tiempo:

  • A ver, esto es muy sencillo, con hijos se hace en una hora lo que cuando de solteros se empleaba en un día entero (no exagero ni ná). Mientras uno baña niños el otro limpia la casa y mientras el otro da de comer a los criaturos el uno plancha la montaña de ropa acumulada en la esquina del terror.

A desarrollar una gran capacidad psicomotora:

  • ¿habéis probado a darle un biberón al niño nº3 aguántandolo con la barbilla mientras que con una mano le das de comer a niño nº2 y le limpias la cara con la mano que queda suelta al niño nº1. (es posible, sí, doy fe)

A negociar:cara triste

  • Un máster tengo yo en esto. Las negociaciones están de moda con esto de la política, pero no voy a explayarme mucho que ya bastante tenemos con nuestros políticos. Resumo en pocas palabras: en casa si no te comes la comida entera (o casi) no te doy el yogurt y si no te gusta el yogurt negociamos entre dos quesitos del Caserío (que cuenta como lácteo) o una fruta, si no se elige ninguna opción se procede a colocar una cara triste en el tablón de las normas y no se conceden premios ninguno, ni cosquillitas ni cromos ni ná de ná. Así de claro….

Podéis comprobar por lo tanto que estos pequeñajos ayudan a muchas cosas y a todo hay que sacarle su lado positivo.